12 Coloquio del Grupo de Geografía Urbana de la AGE

Del 11 al 14 de junio se celebró el 12 Coloquio del Grupo de Geografía Urbana de la AGE bajo el título de Territorios inconclusos y Sociedades Rotas. Junto a la AGE y al Grupo de Urbana, las entidades participantes en su organización fueron las Universidades Autónoma de Madrid, Complutense, Carlos III y Castilla-La Mancha, el CSIC y la Delegación de Madrid del Colegio de Geógrafos.

La programación del coloquio constó de dos sesiones académicas, desarrolladas en el Salón de Actos de la sede de Puerta de Toledo de la Universidad Carlos III, y de dos salidas de campo: el sur metropolitano desde Madrid a Toledo y el arco nororiental madrileño.

La primera sesión académica, que tuvo lugar el miércoles, 11 de junio, se centró en torno al concepto de Territorios inconclusos. El profesor Rubén Lois, de la Universidad de Santiago de Compostela, fue el ponente-relator de las comunicaciones presentadas a este bloque temático, cuya intervención fue seguida de un enriquecedor debate con todas las personas presentes en la sala. Por la tarde, se desarrolló una mesa redonda con Pilar Riera, de la Universidad Autónoma de Barcelona como moderadora, y con los participantes Joan Ganau (Universidad de Lleida), Yayo Herrera (Ecologistas en Acción), Eva García y Débora Ávila (Observatorio Metropolitano) y Fernando Gaja (Universidad de Valencia).

La segunda jornada académica, del viernes, 13 de junio, abordó el tema propuesto de Sociedades rotas. En esta ocasión, fue la profesora Nuria Benach la ponente-relatora quién dio pie a otro interesante debate entre comunicantes y asistentes al coloquio. La tarde se ocupó con una mesa redonda donde se sentaron Víctor Fernández Salina, de la Universidad de Sevilla, como moderador, Máximo Juan Pérez (Universidad Autónoma de Madrid), Juan Ojeda y Francisco José Torres (Universidad Pablo de Olavide) y Oriol Nel.lo (Universidad Autónoma de Barcelona).

Las paradas elegidas en cada una de las dos salidas de campo (martes, 12 y sábado, 14) constituyeron la materialización de los conceptos, ideas y reflexiones acaecidas en las sesiones académicas. Poniendo el foco en las periferias urbanizadas de Madrid y Toledo, se visitaron el barrio de San Cristóbal de los Ángeles, el polígono industrial Cobo Calleja y el cerro de la Cantueña, Parla Este, PAU de El Quiñón en Seseña y la urbanización Montesión en Toledo, el primer día, y la Cañada Real Galiana, el ensanche de Vallecas y Valdebebas, el segundo.

Se puede concluir, sin ningún tipo de duda, que el Coloquio ha sido un éxito, tanto por el número de participantes en general – 49 personas inscritas, 12 invitados y 13 miembros de la Comisión científico-organizadora -, y de comunicaciones presentadas – un total de 40-, como por los resultados obtenidos en las diferentes sesiones y salidas de campo, donde se pudieron escuchar intervenciones por parte de los invitados de mucha calidad, así como por parte de los asistentes y comunicantes en los distintos espacios de debate que se abrieron a lo largo de los cuatro días. En este sentido, cabe señalar la apuesta por una renovada modalidad de Coloquio donde la figura del ponente-relator cobra un especial protagonismo puesto que, tras un importante trabajo de diálogo con las comunicaciones presentadas, elabora su propia propuesta en forma de relatoría, la cual permite abrir un largo e intenso debate entre todos los presentes. Otra novedad de este 12 Coloquio del Grupo de Urbana ha sido la incorporación de mesas con invitados procedentes tanto de la geografía como de otras especialidades profesionales afines al estudio de las ciudades y sus sociedades, como la arquitectura, el urbanismo, el derecho, la sociología o la antropología.

También merece destacar el esfuerzo de coordinación entre todos los representantes de las instituciones organizadoras así como la colaboración de todas las personas participantes que, a pesar del contexto de austeridad en el que nos encontramos, han permitido la celebración del Coloquio en un ambiente de cordialidad, profesionalidad y gran entusiasmo.